El Hormigo: Palo de Hormigo, Cachimbo, Palo de Marimba

Por: Herbario Uval


Platymiscium dimorphandrum Donn.Sm.

(Leguminosae)


El nombre “Hormigo” proviene de la asociación que existe entre el árbol y las hormigas que suelen colonizarlo (Parker 2008; Cordero y Boshier 2003).


Se distribuye en México, Belice, Guatemala, Honduras y Nicaragua; en bosques mixtos, generalmente húmedos, entre 0 y 1400 m de altitud, especialmente en zonas bajas (Parker 2008, Cordero y Boshier 2003). Es un árbol grande, de hasta 30 metros de altura, con una copa estrecha y rala. Su corteza es de color gris, con largas fisuras y sus hojas compuestas y lustrosas. Sus flores son pequeñas y amarillas o anaranjadas, dispuestas en racimos. (Parker 2008, Aguirre y Pöll 2007, Cordero y Boshier 2003).


Por la resonancia de la madera puede ser usado en diversos instrumentos. Resalta el uso en las teclas de la marimba. Pero también puede ser utilizado en otros instrumentos como violines (Aguirre y Pöll 2007, Cordero y Boshier 2003).

En el Decreto 66-78 se reconoce la marimba como Instrumento Nacional y en esta normativa se exhorta al Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) a la siembra y protección del árbol de hormigo. Posteriormente, en 1999, el Hormigo fue declarado Árbol de la Cultura, Árbol de la Marimba y Árbol de la Paz. Así mismo, la Marimba fue declarada Símbolo Patrio.


Las poblaciones en estado silvestre se han visto amenazadas por la extracción de los árboles para uso de la madera. Por lo que, actualmente, CONAP incluye el Hormigo en la Lista de Especies Amenazadas (LEA), en Categoría 3, que incluye especies que se encuentran amenazadas por explotación o pérdida de hábitat, pero que el estado de sus poblaciones permite su uso y explotación regulada.


Por otra parte, el árbol también es usado como ornamental, por ejemplo, en los arriates de la ciudad de Guatemala, debido a su fácil cultivo y la belleza del árbol, especialmente por su porte y sus racimos de flores amarillas. Sin embargo, el mayor uso es el de su madera. La madera, de color café rojizo con vetas oscuras, es muy apreciada para la construcción de muebles y gabinetes. Es fuerte y dura, pero fácil de trabajar. El secado es fácil y uniforme y según López (2013) “quienes lo talan prefieren que se haga en luna llena, para que la savia se encuentre en la base del árbol y así sea más rápido el secado”. Adquiere un buen acabado, produciendo superficies lisas con facilidad. También, es resistente al ataque de hongos e insectos. Además, por sus propiedades de torneado es excelente para piezas de tornería como patas de sillas y mesas, y para la elaboración de tacos de billar (Parker 2008, Aguirre y Pöll 2007, Cordero y Boshier 2003).

Las especies de este género se recomiendan para programas de reforestación, restauración y enriquecimiento debido a su alta tasa de sobrevivencia, sus bajas necesidades nutricionales y su habilidad para fijar nitrógeno atmosférico (Hall y Ashton 2016). Las semillas pueden colectarse en los meses de marzo y abril y se recomienda sembrarlas lo más pronto posible después de su recolección (Cordero y Boshier 2003). La germinación puede tardar entre 15 a 45 días. La distancia recomendada para la siembra es de 2 a 3 metros entre árboles. El árbol puede ser aprovechado a los ocho años, cuando alcanza un diámetro aproximado de 20 cm. (Aguirre y Pöll 2007).





Entradas Recientes

Ver todo